Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Un niño trae al nacer la necesidad básica de adaptarse al mundo, de descubrir y comprender día tras día un entorno completamente nuevo. En condiciones del todo diferentes a las del vientre materno, con el paso de los meses necesita aprender a explorar su propio ambiente, pasando de un estado de completa dependencia e incapacidad motriz a otro de dominio sobre su propia conducta.

A través del movimiento y del juego, puede llegar a lograr un buen control sobre su propio cuerpo, equilibrio, postura y seguridad en el espacio. A la vez, puede ir desarrollando todas las habilidades sensoriales y perceptivas necesarias para poder enfrentarse (¡y llegar preparado para ello!) al aprendizaje, a los deportes y a la vida social con éxito y placer.

En determinadas etapas del desarrollo, patrones específicos de movimiento, como pueden ser el volteo, el reptado y el gateo, le acompañan en sus exploraciones, contribuyendo así a definir todo un conjunto de habilidades indispensables para su presente y futuro como ser activo y social.

A la vez que el niño va experimentando su entorno en movimiento, se desarrolla incluso a nivel psicológico, afectivo y social: por lo tanto desarrollo motor, cognitivo y emocional, van madurando a la vez a lo largo de su infancia y, en condiciones óptimas, le permiten expresar todo su potencial.

Sin embargo…

¿Por qué hay niños que no paran quietos y no pueden permanecer sentados?

¿Por qué algunos tienen malas posturas o están en movimiento constante?

¿Por qué a otros le cuesta hacer tareas de precisión (como por ejemplo agarrar el lápiz o cortar con tijeras)?

¿Por qué algunos niños presentan problemas de comportamiento en el aula o, frente al esfuerzo, reaccionan enfadándose, de manera impulsiva o con respuestas exageradas?

Y en general, cualquier dificultad motora estén manifestando… ¿Cómo les podemos ayudar para que desarrollen, a través del movimiento, cierto control sobre su propio cuerpo?

Mañana, viernes 24 de noviembre, os esperamos a las 18.00 en la Biblioteca Central de BENIDORM, para hablar de desarrollo neuromotor, sensorial y perceptivo en la edad infantil y de cómo el control postural y las habilidades motoras influyen sobre el aprendizaje escolar y el comportamiento del niño.

“¡Es que no para quieto!” Controlar el movimiento para poder aprender.

2ª charla del cíclo informativo “Conocimientos para tu vida y la de tus hijos”, proyecto en colaboración con la Biblioteca Central del Ayuntamiento de Benidorm.

¡Hasta mañana!

Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest