PSICOSALUD BENIDORM Y ELDA

cita: 626 72 85 54
965 87 37 97

Abordar el cambio con éxito

 

ABORDAR EL CAMBIO CON ÉXITO: ¿Cómo enfrentarnos a las crisis en nuestra vida?

En todo proceso hay movimiento: se pasa de un estado a otro, en sucesión.

La vida se construye a base de decisiones y cambia constantemente: nos cruzamos con cambios imprevistos e incluso lo que deseamos no resulta ser estático, con el pasar de los días.
La mayoría de los cambios se dan sin complicaciones. Sin embargo, en ocasiones, las circunstancias pueden complicar el proceso y acompañarnos hacia una CRISIS.
Entramos en un estado temporal de desorganización; en una condición de inestabilidad que rompe la continuidad del proceso; algo que implica peligro y oportunidad, al mismo tiempo, y conlleva la necesidad de tomar una decisión.
Cuándo nos encontramos en una crisis, debemos reconsiderar, en un plazo breve de tiempo, el sentido de nuestra vida.

Los 5 factores de una crisis

1-Cambio de la situación actual
2-Inesperado, no previsto
3-Brusco, breve, urgente
4-Riesgo entre peligro y oportunidad
5-Sensación subjetiva de impotencia

En general, no estamos preparados para abordar el cambio: no sabemos como manejarlo y nos sentimos atrapados en una lucha interna entre lo viejo y lo nuevo.

No obstante, la crisis en sí constituye una oportunidad para obtener un resultado positivo o negativo:

Si fracasamos a la hora de abordar el cambio, caeremos en la desesperanza

Si tenemos éxito en la solución del conflicto interno, pues podremos avanzar en nuestro desarrollo

Es decir, es cierto que si los cambios son adecuados y se actúa de forma inteligente

LO NUEVO PUEDE SER MUCHO MEJOR


Tras una crisis, el mundo se ve distinto. Eso puede hacer que nos encontremos mejor o peor que antes, dependiendo de mis recursos y habilidades, de como me aprovecho de ellas, de los apoyos con los que he podido contar…

De todas formas, un cambio inesperado y brusco en la línea de vida, tal y como es una crisis:

  • Rompe la sensación de continuidad psíquica
  • Exige una intervención, decisión o transformación
  • Activa la reactividad emocional
  • Tiene consecuencias: beneficiosas o perjudiciales


A menudo, en el proceso de crisis la emociones interfieren, como decisiones inconscientes que nos pueden llevar a actuar de una manera o de otra…

…¡no le hagas caso, no dejes que te desvíen!

Por otro lado, está claro que los cambios pueden dar siempre un poco miedo, incluidos los que están orientados al positivo: dejar nuestra zona de confort para realizar un cambio, nos puede generar una crisis y tensión. Por lo tanto, hay ocasiones en las que acudir a un especialista puede aportarte gran ayuda y favorecer notablemente tu bienestar general.


¿Cómo se superan las crisis?

Existe un conjunto de “estrategias” útiles para prepararse al cambio, gestionar la crisis y abordarla de la mejor manera posible y con serenidad.

Entre ellas, por ejemplo:

  • Intentar actuar en el momento de crisis: SI – ¿Qué hago yo ahora?;  NO – ¿Qué me va a pasar a mí?
  • Mantener la calma (tu eres responsable de cómo te sientes)
  • Minimizar el daño
  • Comprender la situación, incluso intentando ver las cosas desde fuera
  • Decidir la condición (no seguir con el mismo comportamiento)
  • Actuar, no reaccionar
  • Desarrollar un alto grado de empatía

Lo que has leído es un breve resumen de la charla que realizamos el pasado viernes 26 de enero en la Biblioteca Central de Benidorm, dentro del cíclo “Conocimientos para tu vida y la de tus hijos”.


¿Te has perdido la charla, o bien te aportó mucho y quieres repetir con otros temas desarrollados por el equipo de PsicoSalud Benidorm?
¡Te esperamos en la próxima charla!

DEPENDENCIA EMOCIONAL: EL “HAMBRE DE AFECTO HOY EN DÍA”
18.00 horas – 23 de febrero de 2018
Sala Polivalente de la Biblioteca Central del Ayuntamiento de Benidorm

 

9 pautas para lograr tus objetivos

Probablemente la mayoría de nosotros, al llegar el 2018, hemos estado planteándonos nuevos objetivos y metas para alcanzar durante este nuevo año. Quizás, nos damos cuenta que varios de ellos han aparecido ya en anteriores listados: han sido apuntados y todavía siguen allí, incumplidos. Introducir nuevos hábitos saludables, cumplir el deseo de visitar un lugar lejano, modificar el propio estilo de vida, encontrar un equilibrio en el contexto familiar, mejorar la relación con la propia pareja, innovar y avanzar en ámbito profesional, desarrollarse a nivel personal…Muchos propósitos para el año nuevo que no siempre desembocan en resultados concretos.  ¿Por qué suele pasar esto?

A continuación, os proponemos 9 consejos útiles: unas pautas base de ayuda para poder alcanzar nuestros objetivos.

1 – Deja de fantasear en exceso

La motivación a lograr ciertos propósitos no recibe gran empuje por parte de la fantasía. Lo que si puede ser de gran ayuda es: A) escribir uno a uno tus objetivos, B) analizarlos y planear, C) actuar activamente y con creatividad para conseguirlos.

2 – Define los objetivos que te propones con precisión

Nuestros propósitos, deberían ser:

  • CONCRETOS

    Solamente proponernos metas concretas nos permitirá llegar a resultados concretos, es decir que se puedan comprobar de forma objetiva. Por ejemplo, no es lo mismo escribir “Voy a aprender inglés” o “Voy a participar a un curso de inglés en la biblioteca dos veces por semana y a realizar los ejercicios que asignen para casa”. Solo así mis objetivos adquirirán cierto tamaño y plazo: un dónde y cuándo adecuados. No obstante, es importante permitirnos cierto margen de flexibilidad, para evitar que, al primer fallo, nos entren ganas de abandonar el propósito inicial. Es decir, si una semana, de forma puntual, no podré asistir a ambas sesiones, tampoco pasa nada.

  • MOTIVADORES

Apuntar muchos objetivos sólo por proponernos muchas cosas que hacer y “llenar la página” puede terminar siendo un fracaso total.  Cuando empezamos a escribir nuestro listado de propósitos, debemos preguntarnos, para cada uno de ello: ¿para qué lo quiero? Solo así podremos llegar a entender realmente qué quiero conseguir o evitar y a qué me acerca o de que me aleja. Al preguntarnos eso, puede incluso que nos demos cuenta que conseguir algunas cosas tampoco nos apasiona tanto…y puede que queden descartadas por si solas.

  • ENUNCIADO EN POSITIVO

Según confirman las neurociencias, la atención del ser humano está atraída y se focaliza hacia las informaciones que consideramos, hacia aquello que ya está ocupando nuestros pensamientos.  Para ello, en lugar de concentrarnos a pensar qué es lo que no quiero, sería más útil preguntarnos: ¿qué quiero?

  •  BAJO TU CONTROL

Recuerda siempre que el hecho que los objetivos puedan o no cumplirse debe depender de ti y no de los demás. Considera por cada objetivo en que porcentaje puede depender de ti alcanzarlo y que otras personas/factores pueden estar implicados. ¿Depende de mí al 100% o en qué porcentaje? ¿Cómo sabré que lo he conseguido? Si uno de los objetivos que has pensado realmente no depende de ti, posiblemente sería mejor que intentes modificarlo o que lo borres directamente del listado.

  • ALCANZABLES

Cuando nos proponemos algo, tenemos que recordar que nos estamos planteando un reto. Necesitamos proponernos algo a nuestro alcance: ni demasiado fácil ni demasiado ambicioso, para que nos estimule a evolucionar, sin pero llevarnos a desanimarnos y a tirar la toalla.

 3 – Planea, crea tu propia estrategia

Es importante planear que pasos seguir, para no quedarse sin energías y voluntad en el camino hacia nuestros objetivos. Para ello, necesitamos disponer de cierta habilidad de planificación. Tener un plan correcto y claro, a menudo, puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

4 – Aprende a decidir

Una de las habilidades necesarias para acercarnos a nuestras metas y, en general, para poder adaptarnos al entorno, es la capacidad de tomar decisiones. Una persona joven posiblemente tendrá que elegir que Grado cursar, tendrá que decidir si acabar una relación sentimental, tendrá que valorar la posibilidad de buscar otro empleo, que le aporte más satisfacción. En otra edad, un adulto podrá encontrarse en la condición de elegir si jubilarse, de decidir si enfrentarse o no a una intervención quirúrgica, o de tomar la decisión de casarse nuevamente. Está claro que todas esas decisiones tendrán consecuencias importantes sobre el nivel de satisfacción y de felicidad de la persona. Si consideras que el proceso de toma de decisiones es tu punto débil, acude a tu profesional de psicología: nunca es tarde para aprender a favorecer tu mismo tu bienestar.

5 – Busca nuevas costumbres para ti, manteniendo la finalidad positiva

Una mala costumbre, que te propones eliminar a lo largo del año nuevo, puede ser sustituida, siempre que haya conciencia de la misma. Comprender nuestros problemas es fundamental para poder abordarlos y poder implementar soluciones efectivas. No se trata de algo inmediato ni sencillo y puede que necesitemos ser acompañados en este proceso.

Está claro que, aunque quieras modificar/eliminar una específica costumbre, no será fácil, ya que esta incluye algo que consideras bueno para ti. ¿Qué tiene de bueno para ti? Una vez encontrada la respuesta, necesitarás encontrar la forma para mantener este beneficio a través de la nueva costumbre que te propones.

6 – Lucha para tus propósitos con constancia

Para desarrollar un cambio o instaurar una nueva costumbre, hace falta constancia y perseverar mediante pequeños pasos, de meta en meta.

7 – Establece los recursos necesarios para conseguir cada uno de tus objetivos

¿Qué necesito para conseguirlo? ¿Por dónde empiezo? Con recursos, hacemos referencia a elementos externos (por ejemplo tiempo, dinero y energía) y a factores internos. Desde el principio, es importante comprender y establecer qué necesitas a nivel material y a nivel de estados internos para poder lograr tus objetivos.

8 – Piensa en el contexto

Vivimos en un sistema complejo de elementos, en interacción continua entre sí. ¿Te has preguntado cómo podría afectar tu objetivo (tanto el perseguirlo, como el conseguirlo) a tu vida? ¿Y a tu entorno? Considera qué podrás ganar y perder tanto tu como el sistema.

9- Revisa tus objetivos

Cada cierto tiempo, comprueba si realmente estás alcanzando los objetivos que te has propuesto, para tener un seguimiento en tus proyectos y, cuando necesario, aportar algún cambio en ellos.

Os recomendamos tomaros un tiempo para reflexionar sobre vuestros propósitos para el 2018, intentando definir un máximo de 10 objetivos para el nuevo año y vuestro plan personal para conseguir cada uno de ellos.

En preparación a la Navidad

En esos días de diciembre, ya próximos a la víspera de Navidad, de pocos grados y muchas luces navideñas por las calles, acogedor calor de las chimeneas y anuncios televisivos de regalos en las casas, muchos de nosotros nos preguntamos:

¿Qué me gustaría regalar esas Navidades? ¿Qué le podría hacer ilusión recibir a mi pareja? ¿Y a mi hijo? ¿Y a mi sobrino? ¿Y a mi mejor amig@? ¿Y a mis padres? …”

Puede, incluso, que nos preguntemos si les va a gustar, si le parecerá algo original y novedoso o bien si resultará ser algo que ya poseen, que guardarán con cariño o que nunca les hará falta, a lo mejor.

Hace un par de días, tuve ocasión de cruzarme con el verdadero espíritu navideño, algo que quizás se está quedando siempre más a la sombra, a favor de una consola, de un iPhone, un iPad, un juguete o unos zapatos de marca, que reluzcan frente a los compañeros del instituto. Algo que va más allá del propio creo religioso y que se puede reconocer desde lejos, a primera vista: ya desde el primer instante está claro que se trata de algo especial, casi mágico. Algo que tanto las tecnologías, como el marketing sobre los bienes materiales y el consumismo navideño están apartando siempre más de los sueños de nuestros niños y de nosotros mismos. Algo que suele diferir mucho del imaginario común, de la percepción que tienen los pequeños de esas fechas tan especiales; algo que a menudo se queda sumergido bajo la excitación de los paseos por los centros comerciales a la búsqueda del regalo perfecto. En fin, algo que deberíamos plantearnos recuperar y cuidar, muchos de nosotros.

Encontré el verdadero espíritu navideño, decía, en los deseos de una niña de 9 años. En toda su sinceridad, ingenuidad y espontaneidad; dentro de una conversación entre madre e hija.

S: Sabes qué, mamá? Me gustaría que todos los días del año fuera Navidad.

M: ¿Por qué? ¿Por qué te gustaría recibir regalos todos los días?

S: No, porqué nos reunimos todos en casa y se puede hacer todo lo que no se suele hacer…es algo muy especial.

M: Ya, tienes razón…Por cierto, los abuelos y los tíos me preguntan qué te gustaría recibir por Navidad.

S: Pues, me gustaría recibir una carta.

M: ¿Cómo? ¿Una carta? ¿Te refieres quizás a un sobre con algo de dinero?

S: No, mamá…¡¿pero qué estás diciendo?! Me refiero a una carta, escrita por ellos…

S. empezó el mes pasado a preparar manualidades como regalos para cada uno de los componentes de la familia, trabajando en ello con pasión y constancia en los ratos libres, todas las tardes.

Por otro lado, no quiere recibir nada de juguetes, objetos, dinero… Lo que pediría S. por esas Navidades son unas palabras, una mirada de afecto, comunicación, tiempo…

Al pensarlo, es algo tan sencillo y especial que, al ser objetivos, es lo único que cada niño necesitaría por Navidad.

Si, porqué hoy en día, Navidad se ha convertido en esa época en la que se inunda a los niños y a las niñas de regalos. Cajas de colorines y paquetes que, muchas veces, no piden y ni siquiera necesitan.

Tenemos que recordar que, sea cual sea su entorno, un niño es siempre un niño: sigue las mismas etapas de evolución psicológica y tiene las mismas dificultades propias de dicha evolución. En esta perspectiva, las comunicaciones y las relaciones no verbales de su infancia serán claves para definir su futuro psicológico. Es a partir de esas relaciones que irá constituyendo, en una evolución continua que se viene a realizar día tras día, año tras año, su personalidad, su forma de ser, de sentir, de actuar y de reaccionar frente a los demás.

Todo un orgullo para los padres, pues, al darse cuenta de haber educado S. a los verdaderos valores de la Navidad, de haber logrado instaurar con ella una relación sana que sigue siendo un modelo de referencia en su vida y en su manera de pensar y de actuar en el mundo que le rodea.

¿Por qué no aprovechar esas Navidades para fomentar valores en los más pequeños? Os recomendamos hacerlo redescubriendo con ellos, por ejemplo, lo que son:

GRATITUD  –  GENEROSIDAD  –  SOLIDARIDAD  –  ALTRUISMO  –  EMPATÍA


Por otro lado, si posible, en esas fiestas disfrutad de la familia. O mejor aún….¡hacedlos disfrutar!

Os proponemos a continuación algunos consejos para empezar:

  1. Sonreíd
  2. Tened gestos de cariño
  3. Abrazaros
  4. Parad a pensar y resaltad cómo de bien os hace sentir el otro
  5. Regalad caricias, tanto verbales como táctiles
  6. Estad atentos a captar lo que necesitan, buscando la forma de satisfacer sus necesidades, más que las nuestras

¿Qué tal si para esas Navidades nos preparamos buscando el verdadero espíritu navideño?

¡FELIZ NAVIDAD y PRÓSPERO AÑO NUEVO!

 

 

 

Aprender a moverse y moverse para aprender

Un niño trae al nacer la necesidad básica de adaptarse al mundo, de descubrir y comprender día tras día un entorno completamente nuevo. En condiciones del todo diferentes a las del vientre materno, con el paso de los meses necesita aprender a explorar su propio ambiente, pasando de un estado de completa dependencia e incapacidad motriz a otro de dominio sobre su propia conducta.

A través del movimiento y del juego, puede llegar a lograr un buen control sobre su propio cuerpo, equilibrio, postura y seguridad en el espacio. A la vez, puede ir desarrollando todas las habilidades sensoriales y perceptivas necesarias para poder enfrentarse (¡y llegar preparado para ello!) al aprendizaje, a los deportes y a la vida social con éxito y placer.

En determinadas etapas del desarrollo, patrones específicos de movimiento, como pueden ser el volteo, el reptado y el gateo, le acompañan en sus exploraciones, contribuyendo así a definir todo un conjunto de habilidades indispensables para su presente y futuro como ser activo y social.

A la vez que el niño va experimentando su entorno en movimiento, se desarrolla incluso a nivel psicológico, afectivo y social: por lo tanto desarrollo motor, cognitivo y emocional, van madurando a la vez a lo largo de su infancia y, en condiciones óptimas, le permiten expresar todo su potencial.

Sin embargo…

¿Por qué hay niños que no paran quietos y no pueden permanecer sentados?

¿Por qué algunos tienen malas posturas o están en movimiento constante?

¿Por qué a otros le cuesta hacer tareas de precisión (como por ejemplo agarrar el lápiz o cortar con tijeras)?

¿Por qué algunos niños presentan problemas de comportamiento en el aula o, frente al esfuerzo, reaccionan enfadándose, de manera impulsiva o con respuestas exageradas?

Y en general, cualquier dificultad motora estén manifestando… ¿Cómo les podemos ayudar para que desarrollen, a través del movimiento, cierto control sobre su propio cuerpo?

Mañana, viernes 24 de noviembre, os esperamos a las 18.00 en la Biblioteca Central de BENIDORM, para hablar de desarrollo neuromotor, sensorial y perceptivo en la edad infantil y de cómo el control postural y las habilidades motoras influyen sobre el aprendizaje escolar y el comportamiento del niño.

“¡Es que no para quieto!” Controlar el movimiento para poder aprender.

2ª charla del cíclo informativo “Conocimientos para tu vida y la de tus hijos”, proyecto en colaboración con la Biblioteca Central del Ayuntamiento de Benidorm.

¡Hasta mañana!

¿Te has preguntado que necesitamos para aprender?

Son muchos los factores que entran en juego a la hora de aprender: es el cerebro el que desarrolla las funciones de explorar, experimentar, leer, escribir, pensar, razonar, comunicar, expresar emociones etc.

Se trata de un proceso mucho más complejo de lo que podamos imaginarnos y que nos acompaña, curso tras curso, a lo largo de nuestro crecimiento.

¿QUÉ NECESITO PARA APRENDER?

(más…)

Navidad y sus conflictos: Claves de afrontamiento

Claves para afrontar la Navidad

Puerta del Sol en Navidad

Puerta del Sol en Navidad

Se acerca la Navidad, una época soñada por los más pequeños como el momento del fin de las clases y los esperados regalos de Papá Noel y Los Reyes Magos, si se han portado bien y si no, también. Pero a medida que vamos creciendo parece que la Navidad va perdiendo su cariz “mágico”, poco a poco se va llenado de problemas y conflictos con la organización, los familiares e incluso con uno mismo.

Nos aproximamos a ella con una voluntad férrea de pasarlo bien, desconectar y juntarnos con nuestros seres queridos. Pero al terminar nos quedamos con la sensación de haber estado sorteando un campo de minas y con unas ganas nada desdeñables de volver a nuestra querida rutina.

Hemos hecho una pequeña lista de las situaciones, más o menos problemáticas, a las que todos nos tendremos que enfrentar durante estas fiestas. Esperemos que os gusten y por cierto: ¡¡Feliz Navidad!!

(más…)

Éste es el único mensaje que quieren trasmitirte tus emociones.

Éste es el único mensaje que quieren trasmitirte tus emociones.

emoticons

Desde que nacemos y a lo largo de toda nuestra vida, estamos en continuo contacto con nuestras emociones: nos sentimos nerviosos ante un examen importante, tensos en una entrevista de trabajo, podemos sentir temor viendo una película sobrecogedora, tristeza cuando vemos a un ser querido partir, alegría cuando conseguimos nuestros objetivos… Podríamos seguir escribiendo una lista interminable de eventos y sucesos, algunos más importantes y otros menos, que nos provocan reacciones emocionales, de diferente intensidad y duración, pero emociones al fin y al cabo.
Es difícil imaginarse un mundo sin emociones, por poner un símil sería muy parecido a ver el mundo en blanco y negro, sin tonos intermedios, esto es bueno y esto es malo. Por suerte para los humanos no ocurre así, tenemos la capacidad de emocionarnos y es sin duda es uno de los mayores logros de la evolución.
(más…)

¿Podemos medir nuestro estrés?

La Escala de estrés de Holmes y Rahe es una lista de 43 acontecimientos estresantes en la vida que pueden contribuir a que las personas desarrollen una enfermedad.

medir el estrés

En 1967, los psiquiatras Thomas Holmes y Richard Rahe examinaron los registros médicos de más de 5.000 pacientes como una forma de determinar si los eventos estresantes pueden provocar enfermedades. A los pacientes se les pidió que rellenasen una lista de 43 acontecimientos estresantes de la vida sobre la base de una puntuación relativa, encontrandose que existe una correlación positiva de 0,118 entre los eventos de sus vidas y sus enfermedades. Aunque el valor de correlación es bastante bajo, el número de pacientes tratados (5.000) hace que sea significativo y sirva, por tanto, como punto de partida en la búsqueda de traumas emocionales asociados a la dolencia. (más…)

El niño tímido. ¿Cómo ayudarle?

El niño tímido. Todos los niños pasan por la fase de timidez, el problema aparece cuando se prolonga en el tiempo, la mejor solución es la prevención de la timidez infantil.

Esta prevención puede lograrse formando al niño en habilidades sociales, cuidando que su autoestima se desarrolle de forma adecuada, dándole oportunidades para conseguir contactos sociales…

¿Qué es la timidez?

La timidez en la infancia se define como una conducta que se caracteriza por un déficit acusado en la relaciones interpersonales y una tendencia estable y acentuada de escape o evitación del contacto social con otras personas.

El niño tímido, habitualmente activo y despierto, se muestra decaído, inapetente o retraído. En cambio, otro niño, en general tranquilo, presenta conductas que denotan, inquietud, actividad constante, perturbaciones en el sueño, ataques de furia, etc.
(más…)

¿Qué es la terapia de Activación Conductual?

La Activación Conductual (AC) es una nueva terapia para la depresión desarrollada sobre bases contextuales y funcionales. La AC sostiene que el contexto explica más eficientemente la depresión y es también el lugar más adecuado para llevar a cabo una terapia eficaz que los supuestos factores internos, ya fueran neurológicos (típicamente ‘desequilibrios químicos’) o psicológicos (por ejemplo, ‘esquemas cognitivos’). Asimismo, la AC sostiene que las conductas que caracterizan a las personas deprimidas juegan un papel significativo en la depresión, y no son meramente síntomas de un cuadro.

terapia depresion

En este sentido, un aspecto básico de la AC es la consideración acerca de que buena parte de la conducta de las personas deprimidas viene a funcionar en realidad como evitación conductual de importantes ámbitos de la vida, aunque siempre es obvio que las conductas de los pacientes son conductas de evitación (Pérez Álvarez, 2007).
(más…)